Poesia

Poesía Tierra En El Espacio Tiempo

Maravilla del infinito es la Tierra,
transitando el paisaje sideral,
viaja con la flota de nuestro Sol.

Guía el timón la vida intrépida,
explorando el maravilloso Universo.
Concebida en arcano sublime,
ha nacido en parto sobrehumano,
y vuela esplendorosa en lo extenso,
exhibiendo sus colores de cielo,
peregrina de la gran revelación,
por arte incomparable del Hacedor;
desde su identidad arquetípica del ser,
asombra la existencia perenne.

Los astros comparten su biografía,
admirable hasta en los extramuros,
donde lo comprensible tiene rúbrica.
La prosapia espacial testimonia el inicio,
reflejando las formas del amplio entorno,
en escalas inversas a la inmensidad,
sobre la piel, venas y rostro de la Tierra.

Así aparecieron sus primeros huéspedes,
casi etérea materia prima de la gran obra.
Luego llegaron misiones calladas y perezosas,
en contrapunteo con estruendos de mil volcanes,
pero no supieron loar la gesta creadora.
Parecía una tarea de seres hipnotizados,
que no admiraban los procesos terrenales.
Con anuencia del compositor celeste,
lo extraordinario amplió las presencias,
generando curiosos testigos visuales
de la primigenia hermosura planetaria.

Lo antitético asentó un desacuerdo,
deformando las vivas proporciones;
así nacieron depredadores inconciliables,
engendros reptantes de los ángeles errados,
que aterrorizaron por centurias el orbe.
La mente que trasciende las eras,
desdeñó las vagabundas pesadillas,
proclamando abolir esas tiranías,
para cultivar belleza en el mundo.
Un heraldo centellante cambió la época,
despidiendo a los colosos glotones,
en la tarde que los mares volaron,
hasta imperar la sed en sus cuencas,
y un manto negro cubrió la Tierra,
en el pretérito clímax del horror,
cuando la vida sufrió su prueba incomparable;
pero lloró para que renazca el día.

Otros andantes arraigaron en el planeta,
bocetos para los habitantes futuros,
erguidos proyectos del hombre sideral,
cargaron lo atávico en sus hordas,
sin despertar del sueño remoto y salvaje;
fueron vagos crisoles de las humanidades,
que no renunciaron costumbres del rebaño.

Mansos vasallos de sus verdugos,
adoraron a los ídolos imperfectos y paralíticos.
Los osados linajes soñaron ignotas lejanías,
valorando inspiraciones libertarias,
desearon averiguar lo imaginado,
y emprendiendo aventuras legendarias,
cruzaron las nieves, desiertos o la muerte,
domesticaron con sudor las cumbres tempestuosas,
y se afincaron tras ignotas fronteras,
amando el temple de los temerarios.

Estos legados intuyeron claves elevadas,
aprendiendo modelar habitantes más bellos,
imágenes de sus distantes visiones,
rebeldes a las pasados tipos montaraces;
optaron construir la realidad a mano,
enalteciendo a los talladores de sueños.
Pero lo arcaico temió caer de su trono,
rodeado de sahumadores o adivinos errados,
y se acomodó entre mascareros de la fe.

Traficantes cebaron las gulas imperiales,
predicadores y demonios se pelearon por almas y oro,
con legionarios crucificaron libertadores y musas;
absurdas rencillas parieron más guerras,
sepultando abrazados ambos rivales.
Aún enarbolan pendones las ilusiones,
y la magia se oculta detrás de simuladores,
contoneando desnuda bajo los anuncios,
usa espejismos para cautivar sus piaras,
ahí donde lo presuntuoso es atractivo imán,
esa fórmula dulcificada del engaño,
pretendiendo apoderarse del arca terrestre,
convierte en parias a los opositores,
exiliando a numerosos hombres de fe,
allí donde no cuenta el crujir de dientes.

Los poético empuña lo que se profesa,
enfrentando a los encantadores del mal,
que por siglos renegaron de lo cierto;
y alejaron de la Tierra las miradas creyentes,
repitiendo año tras año los trucos de Circe.
La Tierra se afiebra por las nocivas hogueras.
Mientras muchos duermen la siesta,
pregonemos gratitud por la Tierra Prometida,
despertando alegres donde fluye leche y miel;
alejando el anunciado tiempo abrasador,
¡y exorcizando al devorador del espacio!

Autor: Miquer Alberto Rivera Santiváñez (Perú).
Con este poema participo en el Tercer Concurso de Poesía
“http://heptagrama.com/concurso-poesia-2011.htm”

Anuncios:

Poemas de amor similares en esta categoria:

Chismes de la farandula

1 Comentario

  • Reply
    MICHAR
    7 Noviembre, 2011 at 9:56 am

    COMUNICATE CON LA FAMILIA DE ROSA MENDIVIL 4501170 EN LIMA, GRACIAS

  • Agregue un comentario a MICHAR Cancelar respuesta Reply