Palabras de Amor

Diálogo con el marinero de mis sueños

Como las gaviotas que se alejan de la playa, así
zarpo tu barco en una tarde de verano, llevando
en tu equipaje el abrigo de mis besos y un adiós
con la esperanza de un te amo y de un regreso.

Me embarco amada mía en esos mares, llevándome
el recuerdo salado de tus besos, un suspiro en el
alma que no acaba y las lágrimas amargas que
enjuagaste en mi rostro; prometo ser tu almirante
caballero en la tierra, en los mares y en el cielo.

Y, en la quietud de esas largas noches sin luna
y sin estrellas recordare el lucero de tus afligidos ojos,
que al vaivén de mi velero lleguen a iluminar el camino
oscuro de este viajero silencioso.

Aguarda amor mío mi regreso, no quiero que llores
en mi ausencia, tu amor será mi fortaleza y la
brújula que marque el rumbo de este navegante…
navegante solitario que en sus manos lleva un
caracolio que escucho el eco de su llanto.

Galante marinero que navegas con tristeza, recuerda
el perfume y las caricias de tu amada, no olvides que
impaciente espero tu llegada para que explores el
horizonte de otros mares… peregrino de tu océano
en el regazo de mis brazos.

Autora: Blanca Lidia C. C.

Anuncios:

Poemas de amor similares en esta categoria:

Chismes de la farandula

Se el primero en comentar...

Escríbenos tus comentarios aquí