Mensajes de Amor Reflexiones Reflexiones de Vida

Carta sensual de provocación Hoy tengo ganas de ti

Hoy tengo ganas de recorrer tu hermoso e infinito cuerpo, de deleitar mis sentidos al acariciarte, de sentir latir tu corazón con fuerza al estremecerte por mis caricias, tengo ganas de saborear el néctar de tu sexo, recorrer tus entrañas, adentrarme en ti, sentir el sabor de tu piel en mis labios.

Sentir como te convulsionas, como me convulsiono, dejándonos llevar por el momento, perder el sentido, entregarnos simplemente al placer y al final de ese hermoso momento hacer explotar juntos el alma nada más, para fundirnos en uno solo cuerpo, hoy quiero sentir esa extraña sensación de hacer el amor, que entre más lo experimento más ansioso de volverlo a sentir quedo esa extraña y dulce sensación que a mi corazón latir hace, con más fuerza y exaltación.

Mi frente de sudor ya comienza a llenarse y mis manos tiemblan, tiemblan cuando más mi mente no soporta tu ausencia a cada segundo que pasa más te deseo y aumenta la desesperación por estar contigo solo de imaginarte desnuda, tan hermosa, el grado de excitación aumenta, es ya tan intenso, ya no digo al verte, al sentirte me vuelvo loco, cautivo de tu exquisita belleza. Excitado paso las horas ansioso de tenerte, la sangre vuela por mis venas, hierve de deseo ya no soporto este suplicio, déjame hoy entrar en tu cuerpo, entrar en tu alma y seducirnos lentamente.

Hoy abre paso a este impetuoso apetito, abre tus puertas al deseo, hoy mi cuerpo ansía adueñarse de todos tus suspiros y gemidos, hoy mi cuerpo desea dejar hasta la última gota de sudor y pasión en esa lucha de sexo y excitación, desanudemos hoy nuestros cuerpos y dejémoslos libres al amor, dejémoslos excitarse y luchar solos, dejémoslos menearse es esa rítmica sensación de pasión, dejémoslos mojarse más y más de sudor y néctares de pasión.

Permíteme hoy beberme tu cuerpo, permíteme hoy beber la dulce miel de tu cuerpo, déjame entrar esta tarde y el resto de la noche en tu intimidad tibia y húmeda, deseosa de poseerme, permítele a este navegante ahogarse en ese mar tempestuoso y ardiente a punto del desborde Cristian y Mariel por siempre juntos.

Enviado por: Cristian.

Anuncios:

Poemas de amor similares en esta categoria:

Chismes de la farandula

Se el primero en comentar...

Escríbenos tus comentarios aquí