Poemas para ella

Poema a una mujer ajena

No es tu partir, lo que me apena
sin que estés, yo seguir viviendo
sin importar, que tu estés riendo
porque aceptar debo, eres ajena.

Que mía no seas, no es condena
como antes de ti, sigo existiendo
a tu ausencia, nada voy perdiendo
mi existencia, de contento es llena.

Es lo que de ti, comenta la gente
lo que hace, que me sienta aludido
nada de esto, imagine francamente.

Lo que haces dicen, es equivocado
y es eso, lo que me ha confundido
eso mal me hace, al haberte amado.

Enviado por: Germán

Anuncios:

Poemas de amor similares en esta categoria:

Chismes de la farandula

Se el primero en comentar...

Escríbenos tus comentarios aquí