Cartas de Despedida

Carta de Queja a un Amor

Hoy tus besos me saben a mentira, y tu piel me huele a maldad, cada palabra que sale de tu boca, cada acto que ejecutas, es el látigo que me castiga, golpea fuertemente mi corazón y mi alma dejando cada vez más una marca y una tras otra que no sé si sanaran.

Hoy tengo el corazón sangrante, el alma inquieta y mi mente perturbada de tanto imaginar cuales son tus extremos o hasta donde puedes llegar caballero de la noche, obscuro como el mal mentiroso y engañoso bajo un disfraz de cordero, no sé cómo me pude engañar.

Hoy tristemente reconozco que el corazón te puede traicionar imaginando un príncipe vestido de luces y serpentinas te pueden hacer volar pero que cuando caes ya mas nadie te puede levantar pues el golpe ha sido tan fuerte, que ganas ya no quedan de avanzar.

Hoy simplemente me entrego a la vida que me toco llevar, llena de engaños y mentiras, y al lado de mi verdugo, que de tanto castigar, no se ha dado cuenta que de poco me ha de matar el amor que le tenía, y mi deseo intenso de amar.

Pero va llegar un día en que Dios me habrá de escuchar, y cuando eso suceda es que ya me habré cansado de amar entonces daré la vuelta, sin mirar atrás, sin lagrimas en ojos pues me habré aprendido a valorar.

Enviado por: Vane D.

Anuncios:

Poemas de amor similares en esta categoria:

Chismes de la farandula

Se el primero en comentar...

Escríbenos tus comentarios aquí