Semana Santa

Poema a la crucifixión de Viernes Santo

Una espesa neblina envuelve a
quienes permanecen al pie de la Cruz
Mientras que el sufrimiento de Jesús
es soportado hasta que su último aliento es exhalado.

No era este hombre común y corriente,
un velo de luto cubría el sol,
la cortina del templo se estropeo de arriba a abajo,
la tierra tembló en frío,
todo se hundió en una noche eclíptica
cuando incluso la madera del calvario
permaneció despojada de la luz del cielo.

Anuncios:

Poemas de amor similares en esta categoria:

Chismes de la farandula

Se el primero en comentar...

Escríbenos tus comentarios aquí