Reflexiones Reflexiones de Vida

Reflexión de La Hormiguita y su finca

La finca esta hermosa y las naranjas maduras y sabrosas,
ha llegado la cosecha, y la hormiguita cada día,
muy de madrugada se levanta feliz y sonriente,
salta de la cama, entra al baño, se lava la carita,
se cepilla los dientes, se pone pantalón y botas de jebe,
presurosa baja a la cochera,
sube a su moto, feliz va a su finca,
la hormiguita llega feliz y sonriente,
con tanto amor da órdenes a su gente
y de prisa a la ciudad regresa,
porque ahí en su empresa el trabajo espera.

La hormiguita llega a la ciudad,
está cansada, pero ella siempre,
sonriente, feliz y con tanto amor,
da órdenes y organiza a su gente,
la feliz hormiguita, sube a su habitación,
se quita el pantalón y las botas de jebe,
y cantando se mete a la ducha,
fresca y sonriente sale de la ducha,
la hormiguita se viste,
se pone un vestido de color rosa,
baja a su oficina, se sienta en su escritorio,
ahora tiene la mirada seria,
pero aun así su gente la quiere y respeta,
la hormiguita feliz, desde ahí controla y observa a su gente,
ella es una hormiguita, trabajadora, productiva y feliz,
la productiva hormiguita, a veces se cansa,
pero nunca se detiene,
ella trabaja, trabaja y trabaja,
y siempre pensando,
para triunfar en la vida,
hay que trabajar parejo y honestamente,
porque con trabajo y mucho esfuerzo,
todo las cosas se logran!

Autor: Ana

Anuncios:

Poemas de amor similares en esta categoria:

Chismes de la farandula

Se el primero en comentar...

Escríbenos tus comentarios aquí